Síndrome de Tourette

síndrome de tourette psicologo

El Síndrome de Tourette es un trastorno neurológico que se caracteriza por la presencia de tics, movimientos y verbalizaciones involuntarias repentinas. Normalmente su inicio se da en la infancia (sobre los 7 o 10 años), y el trascurso del tiempo va variando la frecuencia o la intensidad de los tics. El síndrome lleva el nombre del doctor Georges Gilles de la Tourette, neurólogo pionero que en 1885 diagnosticó la enfermedad por primera vez.

Los primeros síntomas del Síndrome de Tourette generalmente aparecen en la cabeza y el cuello, pudiendo progresar hasta los músculos del tronco y las extremidades. Los tics motores suelen aparecer antes que los tics vocales, y los simples antes que los complejos (más grupos musculares implicados). Durante la adolescencia suele haber un pico de aparición de tics, mejorando en la adolescencia tardía y la edad adulta.

El Síndrome de Tourette está asociado a otros trastornos psicológicos y del neurodesarrollo, como falta de atención, hiperactividad, impulsividad (TDAH), dificultades de la lectura y escritura, Trastorno obsesivo compulsivo y problemas emocionales como ansiedad y depresión, entre otros.

Considerado hasta hace poco como un síndrome extraño, se asociaba y se asocia en muchas ocasiones a la exclamación de palabras obscenas o comentarios socialmente inapropiados y despectivos (coprolalia), pero este síntoma sólo se da en una minoría de personas afectadas por el Síndrome de Tourette. Actualmente no existen cifras absolutas de cuántas personas son diagnosticadas al año, pero su prevalencia ha aumentado en los últimos tiempos, ya que se conoce mucho más sobre este síndrome.

Aunque la causa del Síndrome de Tourette es desconocida, las investigaciones apuntan a anormalidades en ciertas áreas del cerebro.

El diagnóstico de Síndrome de Tourette requiere descartar la existencia de otras condiciones médicas que podrían confundirse con este síndrome, y requiere del juicio clínico de profesionales especializados en dicho síndrome. El diagnóstico del Síndrome de Tourette necesita evaluar el historial familiar y la observación de los síntomas presentes.

Síntomas del Síndrome de Tourette

El Síndrome de Tourette se clasifica dentro de los trastornos de tics, y en él se dan:

  • Tics motores simples y múltiples: parpadeos, muecas faciales, encogimiento de hombros, sacudir la cabeza o hombros, saltar, brincar, agacharse o retorcer el cuerpo
  • Uno o más tics vocales: aclarar la garganta repetidamente, olfatear o hacer gruñidos, emitir palabras o frases

Los tics son precedidos por un impulso irrefrenable o sensación en el grupo muscular afectado, lo que se llama impulso premonitorio. Las personas que padecen estos tics describen la necesidad de completar el tic para aliviar o disminuir la sensación.

Los tics a menudo pueden empeorar cuando la persona sufre un estado de ansiedad o preocupación, y disminuyen cuando están calmadas o requieren concentración.

Tratamiento del Síndrome de Tourette

Para el tratamiento del Síndrome de Tourette se tiene en cuenta la terapia individual, la terapia familiar, y en el caso de ser necesario, la terapia farmacológica. En la terapia individual, se trabaja con la persona mediante ejercicios de relajación respiratoria y muscular, reestructuración cognitiva y métodos de afrontamiento y de adaptación al trastorno y los problemas sociales y emocionales asociados a él. Igualmente, se dota a los familiares de herramientas concretas para saber hacer un buen manejo de la conducta de sus hijos.

En el caso de ser necesario, la terapia también tiene en cuenta la escuela y el ambiente educacional que requiere el niño o adolescente, de manera que se ofrecen pautas de actuación y recomendaciones académicas para profesores.

Si buscas un especialista en Síndrome de Tourette, no dudes en solicitar información en nuestro centro de Psicología.

Reserva una sesión con uno de nuestros psicólogos

Contacto
Protección de datos *

También puedes llamarnos al 688 938 182

× Clica para concertar visita por WhatsApp
Ir arriba