Tratamiento Altas capacidades Barcelona

¿Qué son las altas capacidades?

Definición de altas capacidades desde la Psicología

Cuando utilizamos el término altas capacidades hacemos referencia a una persona con la posesión de habilidades intelectuales o de rendimiento por encima de la mayoría de personas de su edad en una, varias o todas las áreas.

A partir de esta definición, podríamos entender entonces que las personas con altas capacidades serán las personas que siempre sacan las mejores notas en clase o que van a ser hábiles en todas las áreas de su desarrollo. Pues no tiene por qué ser así, es más, hay ocasiones en las cuales si estas altas capacidades no son detectadas y se realizan las adaptaciones pertinentes pueden suponer una alteración en el rendimiento de la persona.

Síntomas de las altas capacidades

¿Cuáles son los síntomas de las altas capacidades?

Una persona con altas capacidades puede poseer algunos rasgos que nos alerten de ello. De todos modos, debemos tener en cuenta que entre personas hay variabilidad por lo que no todas las personas con altas capacidades presentaran los mismos rasgos. Del mismo modo, poseer alguno o algunos de los siguientes rasgos no conlleva de forma directa el poseer altas capacidades.

Si nos fijamos en algunos rasgos a nivel cognitivo, podríamos observar que son personas muy curiosas e interesadas en investigar y razonar (puede que sobre todo temas filosóficos), con buena memoria y capacidad de reflexión. Perfeccionistas y exigentes, también con una gran intensidad emocional que puede conllevar reacciones desproporcionadas. Debido a su capacidad intelectual tienden a aburrirse fácilmente o a sentirse frustrados en clase, tendiendo a no prestar atención. Tienen una gran capacidad imaginativa y para la fantasía. También puede haber dificultades en las relaciones interpersonales y cuestionar constantemente a los padres y/o profesores.

Debido a las diferencias con personas de edades parecidas, puede que se sientan distintos a su entorno. Eso puede conllevar que intentan esconder esas diferencias para no sentirse excluidos.

¿Cómo detectar las altas capacidades?

¿Cómo saber si tienes altas capacidades?

Puede que la familia o el entorno escolar de la persona con altas capacidades haya detectado algunos indicios. De todos modos, la detección y evaluación de altas capacidades deberá ser realizada por un profesional especializado, en este caso psicólogo. Para ello va a ser necesaria de una evaluación exhaustiva donde se tenga en cuenta a la persona y el contexto en el que ésta se encuentra. La administración de pruebas psicométricas específicas para la evaluación de inteligencia serán una buena opción para poder hacer una correcta evaluación. Específicamente se suelen utilizar las escalas Wechsler, las Matrices Progresivas de Raven y los test de Kaufman. 

Las personas con altas capacidades suelen mostrar diferencias respecto a personas de su misma edad ya desde edades tempranas, por ejemplo:

  • Alto nivel de activación y energía
  • Poco tiempo de descanso
  • Reciprocidad social en edades tempranas (por ejemplo, sonreír antes de los 6 meses)

Causas de las altas capacidades

¿Por qué se tiene altas capacidades?

La causa de las altas capacidades reside en la genética familiar. Es habitual encontrar familiares con diagnóstico de altas capacidades.

¿Cómo detectar las altas capacidades?

¿Cómo saber si tengo altas capacidades?

Puede que la familia o el entorno escolar de la persona con altas capacidades haya detectado algunos indicios. De todos modos, la detección y evaluación de altas capacidades deberá ser realizada por un profesional especializado, en este caso psicólogo. Para ello va a ser necesaria de una evaluación exhaustiva donde se tenga en cuenta a la persona y el contexto en el que ésta se encuentra. La administración de pruebas psicométricas específicas para la evaluación de inteligencia serán una buena opción para poder hacer una correcta evaluación. Específicamente se suelen utilizar las escalas Wechsler, las Matrices Progresivas de Raven y los test de Kaufman. 

Las personas con altas capacidades suelen mostrar diferencias respecto a personas de su misma edad ya desde edades tempranas, por ejemplo:

  • Alto nivel de activación y energía
  • Poco tiempo de descanso
  • Reciprocidad social en edades tempranas (por ejemplo, sonreír antes de los 6 meses)

Causas de las altas capacidades

¿Por qué tengo altas capacidades?

La causa de las altas capacidades reside en la genética familiar. Es habitual encontrar familiares con diagnóstico de altas capacidades.

Consecuencias de las altas capacidades

¿Qué consecuencias tienen las altas capacidades?

Como se ha comentado anteriormente, el desarrollo intelectual en las personas con altas capacidades va más avanzado que otras áreas, como podría ser la emocional. Esto puede conllevar dificultades en el plano emocional. Cuando el desarrollo intelectual y emocional no van de la mano, podemos observar algunas dificultades como mayor dificultad para tolerar la frustración, mayor sensibilidad y reactividad, necesidad de debatir las órdenes y/o normas….

Además, puede haber dificultades en relaciones interpersonales. Pueden sentirse excluidos o diferentes de su grupo de referencia, pudiendo derivar en aislamiento social, baja autoestima, bajo estado de ánimo, etc.

Las personas con altas capacidades tienden a aburrirse fácilmente, ello puede conllevar alteraciones a nivel de conducta o bajo rendimiento escolar, pueden desmotivarse rápidamente y abandonar los estudios.

Tratamiento de las altas capacidades

Mejor tratamiento para las altas capacidades en Barcelona

La intervención de las altas capacidades debe de llevarse a cabo de forma multidisciplinar, pudiendo atender todas las áreas de desarrollo y haciendo partícipes a las personas de su entorno, como serian familia y profesorado.

A nivel escolar será necesario conocer las características que presentan las personas con altas capacidades y cómo éstas pueden afectar al desarrollo académico. Serán necesarias adaptaciones curriculares.

Cuánto a la familia, también se deberá hacer una buena educación sobre las altas capacidades y se les deberá de proporcionar soporte y recursos para la gestión de situaciones en las cuales no sepan cómo actuar. También recursos para potenciar esas habilidades y el desarrollo de una sana salud de su hijo.

A nivel individual se deberá hacer partícipe a la persona de su diagnóstico, explicarle qué son las altas capacidades y la influencia que tiene en su vida diaria. Será importante estimular el desarrollo emocional, así como atender a posibles alteraciones en autoestima o estado de ánimo.

Beneficios después del tratamiento de las altas capacidades

Qué profesional trata las altas capacidades

El tratamiento adecuado de las altas capacidades proporcionará a la persona un entono en el cual pueda sacar provecho de sus habilidades, gozar de un buen recorrido académico acompañado de la posibilidad de compartirlo con un grupo de iguales.

Conocer qué son las altas capacidades y su tratamiento le proporcionará los recursos para poder desarrollarse y crear vínculos con sus iguales.

Diferencia entre altas capacidades y TDAH

Diagnóstico diferencial con TDAH

Algunas características de las altas capacidades pueden confundirse con otros diagnósticos, especialmente se confunde con el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Es importante saber hacer un buen diagnóstico diferencial para poder proporcionar a la persona los recursos necesarios.

La falta de atención que se percibe, la tendencia a dejar tareas a medias, el cuestionamiento a profesores, desorganización puede hacer que el profesorado piense que la persona pueda encajar en el diagnostico de TDAH. Aun y compartir estas manifestaciones, se tiene que entrar a explorar porque aparecen. En el caso de personas con altas capacidades va a tener su origen en la necesidad de una mayor estimulación a nivel cognitivo, en cambio en una persona con TDAH va a ocurrir por sus dificultades en atención sostenida y selectiva y las dificultades de control de sus impulsos.

tratamiento altas capacidades barcelona

Reserva una sesión con uno de nuestros psicólogos

Contacto
Protección de datos *

También puedes llamarnos al 688 938 182

Ir arriba