14 Ene TDAH: Definición desde la Psicología

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un trastorno del neurodesarrollo que se inicia en edad infantil y cuyas características principales son: la inatención (no se capaz de prestar atención durante un período de tiempo), hiperactividad (exceso de movimiento que no se ajusta al entorno) e impulsividad (actos precipitados que ocurren en el momento sin pensarlo). Como consecuencia, las personas que sufren este trastorno presentan dificultades para adaptarse a su entorno familiar y escolar. Y, a menudo rinden por debajo de sus capacidades y pueden presentar trastornos emocionales y de comportamiento (American Psychiatric Association, APA, 2013).

Afecta a un 3-7% de los niños en edad escolar i es fundamental para el diagnóstico de TDAH que estos déficits se presenten antes de los 12 años, que tengan una intensidad / frecuencia superior a la normal, que interfieran de forma significativa en la vida del niño y que no estén causados ​​por algún otro problema médico.

 

TDAH: ¿Cuándo lo diagnostica un psicólogo?

 

Según el DSM-V (Manual Diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) el TDAH puede presentarse de tres formas:

Predominancia inatención: más difícil de detectar:

  • Dificultades para mantener atención o para prestar atención a los detalles
  • Dificultades para terminar tareas
  • Dificultades para escuchar, seguir instrucciones / órdenes
  • Desorganización y tendencia a perder u olvidar objetos
  • Evitación vez de realizar tareas que impliquen un nivel de atención
  • Cambios frecuentes de conversación
  • Se distrae con facilidad y olvida cosas cotidianas (realización de tareas)

 

Predominio de hiperactividad / impulsividad: probablemente el más fácil de reconocer. Se caracteriza por:

  • Tendencia a mover-se mucho (le cuesta estar quieto / sentado en la silla)
  • Hace ruido de forma constante, ya sea en actividades tranquilas como movidas
  • Tendencia a no terminar las cosas y cambiar mucho de actividades
  • Falta de constancia
  • Hablar en exceso, no respetar el turno e interrumpir conversaciones
  • Impaciencia
  • No pensar antes de actuar y tener respuestas espontáneas
  • Tendencia a tocarlo todo

 

Presentación combinada de falta atención e hiperactividad / impulsividad.

Tiene síntomas de los dos anteriores.

 

TDAH y escuela

 

Des de la escuela es importante entender que se trata de un trastorno con base neurobiológica y que no es consecuencia de unas pautas educativas inadecuadas. A continuación, se describen algunas estrategias que pueden ayudas a los niños con TDAH en la escuela:

  • Adaptar el entorno: situar al niño/a cerca del profesor para evitar distracciones.
  • Organizar el entorno y sus rutinas (guardar las cosas en el mismo sitio siempre).
  • Utilizar agenda, le ayudará a organizarse.
  • Siempre que sea posible, evitar el castigo y utilizar procedimientos que enseñen conductas adecuadas.
  • Reforzar continuamente las tareas que realiza y su comportamiento.
  • Anticipar situaciones problemáticas.
  • Coordinación de todas las personas que tratan con él (maestros, padres, psicólogos) para trabajar de forma conjunta.

 

También podría interesarte:

 


Miriam Sanabra
Colaboradora de CAPIA

CAPIA – Centre d’Atenció Psicològica Infanto-juvenil i de l’Adult
C/ Caballero, 40 bajo 08014 Barcelona
Tel. 93 008 42 27
Móv. 688 93 81 82
info@psicologiacapia.com

 



Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar